Páginas

martes, junio 27, 2006

España: país tercermundista

A pesar de que residí 15 años en España, hoy en día vivo en Argentina. Lo considero, por sus formas, sus métodos y la actitud de su gente en general, un país del tercer mundo. Por estos días estoy (estamos todos) acudiendo con asombro y pavor a la España tercermundista. Una España donde, al igual que en la Argentina, cualquiera puede agredir, insultar y vejar a otro de manera absolutamente impune. El Gobierno, que de por sí debe perseguir este tipo de hechos para preservar la paz social, no sólo no lo hace, sino que los alienta y los ampara. Una España donde se censura a la oposición y se calumnia desde el puesto presidencial. Una España donde los terroristas están en el Gobierno (al igual que en la Argentina), dinamitando la sociedad desde dentro y entregando al país a su inminente desaparición. Una España, en definitiva, en extinción, tal y como la conocemos.

No seamos ilusos: no esperemos que con la negociación con ETA se vaya a pagar un precio político. Ese precio YA ESTÁ PAGADO. Está saldado en la creación de nuevos países (decir “realidad nacional” o “país” es sólo cuestión de semántica) absolutamente inventados dentro del territorio nacional, basados en el odio nacionalista hacia lo que consideran ajeno a su identidad; sin darse cuenta de que tanto Cataluña como Andalucía o el País Vasco llevan siendo españolas por más de 500 años y nunca fueron autónomas. Ese precio se refleja en la dudosa explicación de los atentados del 11-M, donde la connivencia del partido socialista para con los terroristas es evidente para más de uno (sí, lo que estoy diciendo es que el PSOE participó, directa o indirectamente, de manera activa encubriendo los hechos, en los atentados). Ese precio se pone de manifiesto, en definitiva, en la degradación TOTAL y ABSOLUTA de la vida social española.

Algunos me dirán que soy demasiado extremista, pero me resulta en extremo doloroso asistir al desplome de una sociedad sin que sus integrantes hagan nada al respecto. Lo que está ocurriendo en España desde hace dos años a esta parte es MUY GRAVE, pero nadie reacciona, ni siquiera el partido de la oposición, que sigue dejando hacer a un Gobierno que es un calco exacto de la Rusia bolchevique del año 1917.

Es por eso que yo, uniéndome al presidente de la AVT, llamo a la rebelión cívica. No confundir: no propongo ninguna acción violenta; planteo la posibilidad de que el pueblo español tome las riendas (que le pertenecen) de su propio destino, mediante todas las armas que las leyes y la Constitución le otorgan. Ya es hora de frenar la barbarie y la destrucción social que se avecina. Es ahora o nunca, y el precio a pagar es demasiado alto. Como bien dijo en alguna ocasión el filósofo inglés Edmund Burke: “Para la victoria del mal, lo único que hace falta es que los hombres buenos no hagan nada”.

2 comentarios:

merican dijo...

pues si, de gran actualidad y si quieres te paso videos de 1969 que aun siguen siendo de gran actualidad, a todo esto, soy abreu que no se por que me llamo merican???

no se si lo conoceras, pero ahí te lo dejo:

http://www.youtube.com/watch?v=3ULn0BQc1Qk

CirrusOnE dijo...

Leches, con razón!! Ya me extrañaba alguien que se llamara "merican"?? Jajajaj, qué tal, chaval??

Un abrazo grande!!